Publicado el

Cane – Vara

La cane o vara necesita de limpieza y mantenimiento para conservarlas en perfecto estado.

En esta entrada vamos a centrarnos en ella. 

Podéis ver el vídeo tutorial en nuestro canal de Youtube

Descripción

Es una planta de tallo leñoso, en su interior tiene una fibra parecida a la de la palmera, ligera, con fibras largas y con mucha flexibilidad.

Su procedencia

Crecen en bosques tropicales asiáticos de clima monzónico, hay una gran variedad de especies.

Los principales países productores son: Indonesia, Malasia, Filipinas,  Sri Lanka, todos ellos con clima subtropical.

Tipos

Nosotros disponemos de dos tipos la natural y la pelada

Diferencias

La natural, precisa de menos cuidados y mantenimiento ya que su corteza la protege y hace más resistente al agitar y al golpear.

La pelada, gana flexibilidad, hay  que tener más precauciones con ella puesto que sin corteza se vuelve más quebradiza

Mantenimiento antes de su uso

El mantenimiento de ambas canes es similar.

Os recomendamos que cada tres meses procedáis a limpiarlas con agua caliente, detergente y unas gotas de amoniaco, hoy en día podemos encontrarlo ya preparados.

A continuación se aclararan y se dejaran secar en un lugar plano, se nutrirán con aceite de lino y finalmente se dará lustre con un trapo de algodón

Antes de usarlas con lo que hemos dicho anteriormente, las naturales con esos cuidados previos no necesitarían nada más.

En cambio la pelada si es muy importante humedecerlas antes de usarlas, de esta manera gana flexibilidad y evitaremos el peligro de que pueda romperse, agriete o se doble al usarla. Lógicamente al humedecerla también ganará peso.

Podemos humedecerla bajo el chorro de agua, con un trapo bien húmedo, mediante un bote aerosol o sumergiéndola.

Dejar que la fibra absorba bien el agua, sacarla, secar con un trapo o dejar escurrir en lugar plano.

Para que veáis lo importante que es humedecerlas antes de su uso en el vídeo podéis ver una demostración.

Aun así, es un material natural y se puede romper.

También disponemos de la Multicane.

La limpieza y el mantenimiento es similar al de la cane pelada.

Para facilitar la limpieza podéis usar un cubo con agua, detergente y amoniaco, agitarla para que se limpien todas las varas y seguir los pasos que os hemos descrito anteriormente.

Para nutrirlas y protegerlas poner esencia de trementina en un pulverizador y aplicárselo por todos los recovecos.

Algunas recomendaciones

Después del uso debéis guardarla en lugar plano horizontalmente de lo contrario podrían deformarse o torcerse.

El secado es muy importante, procurar no usar fuentes de calor tipo secadores, radiadores o exponerlas al sol, de lo contrario se podrían producir manchas o mohos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.